INDIGNACIÓN POR LA POSICIÓN DE ESPAÑA EN EL CONSEJO DE SEGURIDAD

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

UM DRAIGA – 23/4/2014 – INDIGNACIÓN POR LA POSTURA DE ESPAÑA EN EL CONSEJO DE SEGURIDAD: ESPAÑA SE OPONE A QUE LA MINURSO SUPERVISE LOS DERECHOS HUMANOS EN EL SAHARA OCCIDENTAL.

Nuevamente se da la espalda al Pueblo Saharaui. Se va a seguir permitiendo que Marruecos viole los derechos humanos de los saharauis. Resulta indignante esta actitud que antepone las relaciones comerciales y los intereses económicos al respeto de los derechos humanos y del derecho internacional.

El llamado “Grupo de Amigos del Sahara Occidental” -formado por España, Francia, Rusia, Reino Unido y Estados Unidos- pretende nuevamente una MINURSO sin funciones de supervisión de los derechos humanos. ¡Con “amigos” así no hacen falta enemigos!

Posponen la votación que se iba a celebrar hoy hasta el próximo 29 de abril para acomodar el texto de la propuesta.

¡Tenemos una semana para darle la vuelta y manifestar nuestra indignación! No podemos quedarnos indiferentes. ¡Movilicemos todos nuestros recursos en estos días!

Reproducimos a continuación la nota emitida por Naciones Unidas por medio de la Agencia EFE:

Naciones Unidas, 22 abr (EFE).- El Consejo de Seguridad de la ONU pospuso el voto que tenía previsto celebrar mañana 23 para renovar la Misión de Naciones Unidas en el Sahara Occidental (Minurso), a la que no se le darán poderes para supervisar la situación de los derechos humanos, dijeron hoy a Efe fuentes diplomáticas.

El máximo órgano de decisión de Naciones Unidas se pronunciará la próxima semana, previsiblemente el martes 29 de abril, para dar tiempo a sus miembros a analizar el borrador de resolución propuesto por Estados Unidos, según otra fuente.

El texto, al que tuvo acceso Efe, va en línea con el aprobado hace un año y deja fuera del mandato de la Minurso la supervisión de los derechos humanos, una de las grandes peticiones del Frente Polisario y una demanda de numerosas organizaciones internacionales como Human Rights Watch.

En su último informe sobre el Sahara Occidental, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, también aseguró que el “objetivo final sigue siendo una vigilancia de los derechos humanos sostenida, independiente e imparcial”.

El proyecto de resolución estadounidense recibió hoy el visto bueno del llamado Grupo de Amigos del Sahara Occidental, por lo que todo hace indicar que saldrá adelante una vez que sea sometido a votación. Ese grupo -formado por España, Francia, Rusia, Reino Unido y Estados Unidos- lleva habitualmente la voz cantante en todo lo relacionado con la antigua colonia española en la ONU.

Washington propuso hace un año dar poderes a la Minurso para vigilar la situación de los derechos humanos, pero la iniciativa no salió adelante en el Consejo de Seguridad tras la reacción de Marruecos y ahora ni siquiera lo ha propuesto.

“EE.UU. está trabajando para renovar el mandato de la Minurso como parte de nuestros esfuerzos para urgir a las partes a lograr una solución pacífica, sostenible y aceptada por todos para el conflicto, que respete los derechos humanos de la población afectada por esta disputa”, se limitaron a señalar las fuentes estadounidenses consultadas por Efe.

El Polisario ha acusado repetidamente a Francia de servir los intereses de Marruecos en el Sahara Occidental haciendo valer su capacidad de veto en el Consejo de Seguridad.

En los últimos días, sin embargo, el embajador francés ante la ONU, Gérard Araud, ha insistido en que su país nunca ha vetado una resolución sobre el Sahara.

Para el representante del Polisario ante la ONU, Ahmed Bujari, París no ha necesitado oponerse a ningún texto dado que siempre ha hecho valer su “veto implícito” durante las negociaciones previas.

“La cuestión de la urgencia de la protección de los derechos humanos se ha convertido en una cuestión que pesa de manera muy grave sobre la conciencia del Consejo de Seguridad”, aseguró hoy Bujari en declaraciones a Efe.

La Minurso, establecida en 1991, es prácticamente la única misión de la ONU aprobada en los últimos dos o tres decenios que no tiene entre sus competencias supervisar la situación de los derechos humanos en el territorio en el que opera.

Su mandato expira a finales de mes, por lo que el Consejo de Seguridad tiene hasta entonces para pronunciarse sobre su prolongación.