NINGÚN PAÍS RECONOCE LA SOBERANÍA DE MARRUECOS SOBRE EL SAHARA

CEAS_LOGO

José Taboada Valdés – Presidente de la Coordinadora Estatal de Asociaciones Solidarias con el Sahara (CEAS-Sahara)

En respuesta a la carta del Ministro de Exteriores Marroquí en El País de 3/4/13:

El Señor Chistopher Ross, enviado personal del Secretario general de Naciones Unidas, ha reiterado, tanto en Rabat como en el Sahara ocupado por el ejército marroquí, que es un error partir de la premisa del que el “Sahara Occidental es una parte de Marruecos, una región del sur…”, porque según la ONU, a día de hoy, el Sahara es un “territorio no Autónomo” pendiente de un proceso de Descolonización.

El señor ministro de Marruecos en su extenso artículo publicado en el periódico que Usted dirige, se olvida que, de acuerdo a la legalidad internacional, avalada por sucesivas Resoluciones de la Asamblea General y del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas y del Tribunal Internacional de justicia de la Haya, la única solución definitiva pasa por el libre ejercicio del derecho a la autodeterminación del Pueblo saharaui.

Pueden seguir hablando de “autonomía”, todo el tiempo que deseen, es su tiempo, confundiendo un conflicto de descolonización inacabado, con un problema de descentralización o regionalización…, como puede ser un “Länder” alemán o una “Autonomía” en el Estado español, pero se equivocan.

Cualquier fórmula que pretenda imponerse, lejos de facilitar una salida al conflicto, no hace sino poner en riesgo la paz y la estabilidad del conjunto de la región. Y mucho más cuando la imposición se quiera cargar sobre las espaldas y a cuenta de la parte más débil.

El pueblo saharaui ha resistido a lo largo de estos años la ocupación ilegal de su Territorio. Tras largos años de guerra, en 1991, bajo los auspicios de la ONU y de la OUA, el Reino de Marruecos y el Frente Polisario, acordaron un Alto el fuego y resolver el conflicto por la vía pacífica, suscribiendo un plan de Paz o de Arreglo.

Han pasado más de veintidós años, y sigue Marruecos insistiendo en desvirtuar el problema, poniendo obstáculos hasta el final, con continuas maniobras para evitar aplicar la legalidad internacional, que establece claramente la necesidad de que el pueblo saharaui pueda decidir libremente su futuro; si quiere integrarse en Marruecos, si quiere ser una Autonomía dentro de Marruecos, o si quieren ser Independientes, a través de la celebración de un Referéndum justo, libre e imparcial.