BUS A MADRID – MANIFESTACIÓN ESTATAL 16 DE NOVIEMBRE

CARTEL 1Domingo 16 de noviembre – Salida a las 12.00 horas de Atocha y final en Plaza Santa Ana –

Bus INSCRIPCIÓN

BUS DESDE ZARAGOZA – 

Reservas llamando al 620038204

SALIDA: PARKING SUR EXPO (RASTRO)

HORA: 7 H

REGRESO: 17 H CAMPO DEL MORO (Se informará en el bus)

 

Ver recorrido de la manifestación. Se mantiene la zona habilitada para buses de años anteriores.

POR LA DESCOLONIZACIÓN Y LA INDEPENDENCIA, EN DEFENSA DE LOS DERECHOS HUMANOS.

LIBERTAD PARA LOS PRESOS POLÍTICOS SAHARAUIS

Hace más de 40 años, un grupo de jóvenes saharauis fundó el Frente Polisario. El pueblo saharaui lleva cuatro décadas exigiendo su independencia, primero del ocupante español y, después, del marroquí. El Estado español vendió en el año 1975 el Sáhara Occidental, pero fue una venta ilegal. La legalidad internacional no reconoce esta vergonzosa entrega, por lo que el Estado español sigue siendo responsable legal del Sáhara Occidental. Sin embargo, durante todo este tiempo, ningún Gobierno, ni del Partido Popular, ni del Partido Socialista Obrero Español, ha cumplido con sus obligaciones. Son responsables de que la población saharaui se vea obligada a subsistir como refugiada o a ser torturada en los Territorios Ocupados. Exigimos al Gobierno Español que cumpla con su responsabilidad y facilite el referéndum de autodeterminación para el pueblo saharaui.

A principio de este año, el Parlamento Europeo ratificó el Acuerdo de Pesca entre la Unión Europea y Marruecos, que se firmó en julio de 2013. Es un acuerdo ilegal. Las aguas del Sáhara Occidental no pertenecen a Marruecos. Los recursos naturales del Sáhara Occidental pertenecen a las y los saharauis. La Unión Europea no puede hacerse cómplice de un régimen que tortura y asesina a saharauis. No puede comerciar con la potencia ocupante lo que pertenece al Pueblo Saharaui. Aprobando este Acuerdo de Pesca el Parlamento Europeo es partícipe de la ilegalidad.

El régimen marroquí sigue torturando y violando los Derechos Humanos de la población saharaui en los Territorios Ocupados. Este año, la MINURSO renovó su mandato sin incluir entre sus competencias la vigilancia de los Derechos Humanos, siendo una de las pocas, si no la única Misión de Naciones Unidas que no incluye entre sus competefncias la vigilancia de los Derechos Humanos. Es una vergüenza que la comunidad internacional permanezca impasible ante la barbarie. El pasado 28 de septiembre, falleció el preso político Hassana El Wali en el hospital de la ciudad ocupada de Dajla, debido a una negligencia médica y a la falta de asistencia durante su cautiverio. Además, el pasado 6 de octubre declararon en la Audiencia Nacional, 6 testigos familiares de los ocho saharauis encontrados en fosas comunes en el Sáhara Occidental. Los crímenes marroquíes están probados. ¡Exigimos a las Naciones Unidas que incluya la vigilancia de los Derechos Humanos en el Sáhara Occidental!¡¡¡Y pedimos libertad para todos los presos políticos saharauis!!!

En los próximos dos años en los que España será miembro del Consejo de Seguridad de NNUU, es cuando puede y debe trabajar activamente para la búsqueda de una solución al conflicto, no sólo como miembro no permanente de dicho Consejo, sino también como potencia administradora del Territorio No Autónomo del Sáhara Occidental, respetando siempre las resoluciones de Naciones Unidas y de acuerdo al Derecho Internacional.

2015/2016 JUSTICIA PARA EL PUEBLO SAHARAUI
EXIJAMOS A ESPAÑA QUE CUMPLA CON SU
RESPONSABILIDAD LEGAL Y POLÍTICA

NO MÁS TRAICIONES AL PUEBLO SAHARAUI

¡Sáhara Libre!

 

 

38 AÑOS DE LOS ACUERDOS TRIPARTITOS DE MADRID: “NOMBRES PROPIOS EN LA TRAICIÓN AL PUEBLO SAHARAUI”

 Consejo Ministros Franco 3

Durante varios días de noviembre en 1975 se cristalizó uno de los episodios políticos que más vergüenza debería darnos como ciudadanos con nacionalidad española.

14/11/2013 ·Latitud194– por Miguel Muñoz Ortega – El 14 de noviembre de ese año se firmaron en el Palacio de la Zarzuela los llamados Acuerdos Tripartitos de Madrid, una declaración de principios en la que se incluye la retirada española del territorio del Sahara Occidental en menos de un año y la puesta en marcha de una administración temporal llevada a cabo por Marruecos y Mauritania. Además, se incluyeron aspectos económicos en unas actas diferentes, reconociéndose derechos de pesca en las aguas del Sahara a 800 barcos españoles, así como otros derechos en aguas marroquíes. Del mismo modo, España le vendió a Marruecos el 65% de la empresa explotadora de fosfatos, Fos Bucrá, por 5.850 millones de las antiguas pesetas. Este texto supuso “formalmente” la cesión unilateral del territorio, haciendo caso omiso a las directrices de la ONU.

Aún hoy colean, tristemente, las consecuencias de este acuerdo, con la mitad de la población saharaui en unos campamentos de refugiados argelinos y la otra en un territorio ilegalmente ocupado. Unos acuerdos que son ilegales desde el punto de vista del Derecho Internacional. Entre la literatura escrita sobre este acuerdo, destaca sobremanera (y en general sobre todo el origen del conflicto), el libro “La Historia Prohibida del Sahara Español”, escrito por el periodista Tomás Bárbulo. Basándonos principalmente en datos de este libro (cuando no sea así, será citado específicamente), abordamos la cuestión desde el punto de vista nominativo, es decir, desde la perspectiva y actuación de diferentes personajes considerados clave en aquel proceso.

Antonio Carro

En enero de 1974, recién nombrado ministro de Presidencia, se trasladó a El Pardo para consultar a Franco sobre la cuestión del Sahara.  Expuso las presiones de Naciones Unidas y fue encargado por el director para elaborar el proyecto de un estatuto de autonomía para el territorio saharaui que nunca llegó a promulgarse. En una visita a El Aaiún, mientras se organizaba el censo para un referéndum que nunca llegaría a producirse, Carro le manifestó al coronel Emilia Cuevas, “Está muy muy bien (el referéndum). Pero aquí veo un defecto grave. Que tal y como usted lo ha planteado, no hay manera de adulterar el resultado. Mantuvo encuentros en Madrid con representantes del Gobierno de Marruecos y también en Rabat. Allí se desplazó Carro, quien asistió junto al embajador español en la capital marroquí, Martín Gamero, hasta un hotel de Agadir. En la cena, con varios ministros marroquíes, Carro llegó a preguntar directamente, “¿qué pretenden ustedes, la guerra?”. Al día siguiente mantuvo un encuentro con el propio Hassan II en el que el Rey de Marruecos afirmó: “Sólo estoy dispuesto a disolver la Marcha Verde si antes ustedes me entregan el Sahara”. “No estoy autorizado para dar la garantía que pide Su Majestad”, contestó Carro. A pesar de que Carro argumentó las dificultades para abandonar unilateralmente el territorio, sobre todo de cara a la opinión pública, Hassan II insistió.

Carro fue el encargado de redactar la carta pidiendo al Rey de Marruecos que parara la Marcha Verde a cambio de abrir negociaciones para el abandono del territorio.

Al llegar esa misma noche al hotel redactó una carta pidiéndole que retirara la Marcha Verde a cambio de abrir negociaciones tripartitas con Marruecos y Mauritania. Carta, que leyó por teléfono a Arias Navarro, presidente del Gobierno durante la enfermedad de Franco. Cinco horas después, una vez recibido el consentimiento, Carro se trasladó al Palacio Real, le entregó la carta a Hassan II. “De acuerdo, deme la carta, mañana anunciaré por radio el fin de la Marcha”.  Fue uno de los firmantes de los Acuerdos de Madrid el 14 de noviembre y el encargado de pronunciarlo ante las Cortes el día 18. Posteriormente, en marzo de 1978 declararía en las Cortes, entre otras cosas, que “Fue preciso en todo momento evitar cualquier riesgo de guerra” y que básicamente no había otra solución.

Ir al artículo completo